search instagram arrow-down
Alfon López

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Follow on WordPress.com

Mi estilo, mi visión

Destilar el océano

Estamos en el Yoga físico, del cuerpo, y del Yoga mental, de la conciencia y del comportamiento. Hay otros muchos yogas.

De todos modos, el Yoga, como fenómeno multi milenario, es tan inmenso y escurridizo a las definiciones como la misma realidad que vivimos.

Desde mi experiencia, que afortunadamente sigue alimentándose con la práctica y el aprendizaje, opino que el estilo de quien imparte Yoga está marcado por su propia vida personal y docente. Es decir, en gran medida lo que estoy enseñando es lo que me ha funcionado a mí y les ha funcionado a mis alumnos. De este modo, te conviertes en la imagen de tu propia enseñanza. Aquí puede encajar la idea de enseñar sin enseñar, en la que se amplían las fronteras de la relación estricta que se da en una clase de yoga. En esta idea lo que se plantea es una estructura de retos en torno al objetivo fundamental del Yoga, que es la experiencia de la plenitud mediante la eliminación de las causas del sufrimiento, y se exploran las soluciones en comunidad.

Flexionar y reflexionar

No debería haber flexión sin reflexión. Es una forma de decir que los ejercicios físicos propuestos, entre los que abundan las flexiones y torsiones articulares, han de poder pasar por el filtro de la meditación, de la reflexión. Y es la propia meditación la que los evaluará. Los estados de calma propician lo correcto. De este modo, cuando se practica Yoga te conviertes lentamente en un meditador. Alguien que casi permanentemente se encuentra en actitud meditativa. Alguien que tiene casi permanentemente activado el filtro, aunque desde fuera no lo parezca. Se puede llevar una vida física y mentalmente activa, de hecho muy activa, y que la meditación se haya convertido en una forma de actuar. Muy simplificado, la mayoría de los ejercicios propuestos por el yoga físico tienen como objetivo relajar la estructura de músculos, tendones, ligamentos, fascias tendinoso, sin descartar un moderado aumento de la fuerza motriz, ayudar a los órganos a activar su funcionamiento, normalmente en su fluidez y aumentar la capacidad de oxigenación. Todo ello para llevar al conjunto cuerpo – mente a la zona de relajación, de recuperación y de introspección. Lo que se puede identificar con la actividad del sistema nervioso parasimpático.

Una fórmula funcional

Las clases, tanto privadas como en grupo, están formadas por bloques:

  1. Movimientos, posturas y respiraciones.
  2. Ejercicios respiratorios.
  3. Ejercicios de concentración y meditación.
  4. Espacio para la calma.
  5. Espacio para la relajación total.
  6. Extensión conceptual.

A esta secuencia llamo Yoga Vinyasa Raya. Una fórmula que ordena específicamente los cinco bloques clásicos a través de los cuales se expresa el ser y uno complementario de contenido conceptual.

Va en el pack

Preparar el cuerpo, hasta lograr una salud y forma física excelente, y reducir a voluntad la actividad de la mente hasta lograr un estado incondicional de calma, son habilidades que se desarrollan con tiempo y dedicación, pero se sienten desde los primeros días de práctica. De hecho el Yoga es conocido por esto. Pero no es lo más importante. Y sí suele ser un espejismo con apariencia de objetivo que se convierte en obstáculo para alcanzar niveles superiores, como la plena realización espiritual.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: